HOME

Navegación principal
Modelos
911
Panamera

Medidas para el incremento de la eficiencia

El Cayman
Porsche El Cayman - Medidas para el incremento de la eficiencia

Medidas para el incremento de la eficiencia

Gestión térmica

En los modelos Cayman el sistema de gestión térmica inteligente regula la temperatura del motor y la caja de cambios, al objeto de reducir las pérdidas por fricción que sobrevienen durante la fase de calentamiento.

Mediante el control específico de las corrientes térmicas y con la conexión escalonada y a demanda de los diferentes circuitos de refrigeración, el motor y la caja de cambios se calientan más rápidamente. Se reduce así la fricción y, por tanto, el consumo de combustible y las emisiones de CO2. Además, en estilo de conducción deportivo el sistema de gestión térmica provoca un descenso del nivel de temperatura, al objeto de posibilitar unas prestaciones superiores.

La refrigeración líquida tiene lugar con arreglo al principio de circulación transversal, muy probado en competición deportiva. La ventaja: cada cilindro recibe líquido refrigerante de modo uniforme. Todas las válvulas están protegidas contra la sobrecarga térmica y, por tanto, contra el desgaste prematuro. Para una mejor combustión y unos valores de gases de escape, consumo y ruidos comparativamente bajos.

Sistema de gestión del motor

La electrónica del motor garantiza regímenes óptimos de funcionamiento en todas las circunstancias. Regula todas las funciones y grupos auxiliares directamente subordinados al motor. El resultado, un nivel óptimo de potencia y par motor con valores de consumo y emisiones comparativamente bajos. Al margen del estilo de conducción.

Un ejemplo: la regulación de picado selectiva para cada cilindro. Puesto que en los motores de combustión interna los cilindros nunca trabajan exactamente bajo las mismas condiciones, se controla de forma individualizada la tendencia al picado de cada uno de ellos, variando en caso necesario el punto de encendido individualmente, al objeto de preservar los cilindros y pistones a elevadas revoluciones y cargas. El diagnóstico de a bordo según estándares europeos detecta los fallos y averías que sobrevengan en el sistema de combustible y en el sistema de escape y los indica al conductor durante la marcha en el ordenador de a bordo. Se evita así la expulsión desmedida de contaminantes y el consumo innecesario de combustible.

Función automática de arranque y parada

La función automática de arranque y parada, de serie en los nuevos modelos Cayman, apaga automáticamente el motor si, por ejemplo, el conductor ha de esperar ante un semáforo, saca la velocidad puesta y suelta el pedal de embrague. En vehículos con el cambio Porsche Doppelkupplung (PDK) basta con pisar el freno en una situación de espera. Los sistemas de audio y comunicación siguen funcionando a pesar del apagado del motor. Si el conductor pisa el embrague o suelta el freno, el sistema vuelve a arrancar el motor inmediatamente. De este modo se disminuye el consumo de combustible, sobre todo en el tráfico urbano.

La función automática de arranque y parada se puede desactivar y volver a activar por medio de una tecla alojada en la consola central. En determinadas situaciones la función es desactivada automáticamente, como en caso de temperaturas exteriores extremas, si la tecla SPORT está activada o cuando el nivel de carga de la batería es bajo, por ejemplo.

Recuperación de la red de a bordo

Otra función más para aumentar la eficiencia en los nuevos modelos Cayman es la recuperación de la red de a bordo. Con esta función la batería se recarga por medio del alternador, sobre todo durante las fases de frenado. Por el contrario, al acelerar dispone de la plena potencia del motor de combustión interna, puesto que en esta horquilla de tiempo los sistemas eléctricos son alimentados en su mayor parte por la energía eléctrica almacenada en la batería con anterioridad.