HOME

Navegación principal
Modelos
911
Panamera

Porsche Traction Management (PTM) 911 Turbo Cabriolet

Porsche 911 Turbo Cabriolet - Porsche Traction Management (PTM)

Porsche Traction Management (PTM)

El Porsche Traction Management (PTM) con el grupo del eje delantero refrigerado por agua está instalado de serie en todos los modelos 911 Turbo. Está compuesto por una tracción total activa con un embrague multidisco de regulación electrónica gestionado por campos característicos, el diferencial automático de freno (ABD) y el control de tracción (ASR).

Y lleva la gran fuerza de los modelos 911 Turbo a la carretera con una eficacia y una potencia aún mayor. La responsable es la refrigeración por agua del grupo del tren delantero. El agua conduce el calor mejor que el aire. En consecuencia, las camisas de refrigeración montadas en la caja de cambios reúnen varias ventajas: al iniciar la marcha, el agua asegura que la caja de cambios se caliente antes, de manera que se alcanza antes el grado de eficacia óptimo. Durante la marcha propiamente se evacua mejor el calor generado. Esto permite transmitir un mayor par motor, es decir, una mayor potencia de propulsión a través de la caja de cambios al eje delantero.

El embrague multidisco completamente variable, de gestión electrónica, regula la distribución de la fuerza motriz entre el eje trasero de tracción permanente y el eje delantero.

Por medio de la vigilancia constante del estado de marcha se puede reaccionar a las más variadas situaciones: una serie de sensores controla de forma continuada, entre otras cosas, las revoluciones de las cuatro ruedas, la aceleración longitudinal y transversal del vehículo, así como el ángulo de viraje.

Si, por ejemplo, las ruedas traseras hacen un amago de derrape al acelerar, el embrague multidisco interviene con mayor intensidad y distribuye más fuerza motriz hacia delante. Además, el ASR impide que las ruedas derrapen, adaptando oportunamente la potencia del motor. En tramos de curva solo llega a las ruedas delanteras la fuerza motriz suficiente como para garantizar una estabilidad lateral óptima.

De esta forma, el PTM en combinación con el Porsche Stability Management (PSM) asegura en cualquier situación de conducción la distribución adecuada de la fuerza para una excelente progresión, ya sea en largas rectas, cerradas curvas o sobre firmes con diferentes valores de fricción.