HOME

Navegación principal
Modelos
911
Panamera

El diseño exterior

911 Carrera S
Porsche - El diseño exterior
Figura: 911 Carrera 4, 911 Carrera S Cabriolet

El diseño exterior

Diseño y tecnología forman un todo en el 911. También patente en su perfil. La batalla alargada mejora la estabilidad de conducción y la dinámica en curvas. Los voladizos son cortos y el 911 tiene un aspecto compacto y ágil.

Una impresión global más deportiva que se confirma, en comparación con el modelo anterior, también con una menor altura, así como con el ensanchamiento del ancho de vía en la parte delantera, que en los modelos 911 Carrera es de 46 mm y en los modelos 911 Carrera S incluso de 52 mm. En los nuevos modelos de tracción total 911 Carrera la parte trasera de la carrocería es 44 mm más ancha. ¿Qué trae consigo todo esto? Más tracción y agilidad, por ejemplo.

La silueta también es típicamente 911. Típica en su evolución. Acerquémonos más. A los detalles.

La arquitectura del vehículo, con un mayor ancho de vía en el eje delantero y una línea de techo más plana, contribuye a que la vista frontal del 911 sea más dinámica y resulte deportivamente elegante. Y conduce a un coeficiente aerodinámico de 0,29 en el 911 Carrera.

Los faros Bi-Xenón incorporados de serie suponen, con su marco ovalado, una reminiscencia clásica. Muestran una vida interior de las lámparas muy llamativa, que destaca por su tecnología. Con carácter opcional se encuentra disponible el sistema Porsche Dynamic Light System (PDLS), con luz de curva dinámica y control de la luz de cruce en función de la velocidad.

Los intermitentes, las luces de posición y las de conducción diurna en los grupos ópticos delanteros independientes están realizados en tecnología de diodos luminosos. Diseñados de forma especialmente plana, constituyen un contrapunto a los faros. Junto con las dos tomas de aire integradas, proporcionan al 911 su inconfundible semblante.

Veamos la trasera. El lenguaje formal es anguloso. En su diseño, en su estampa, en su efecto. Responsables de ello son un claro trazado de líneas y las estrechas luces traseras de diodos luminosos, que subrayan la horizontalidad de la trasera. La franja iluminada de pilotos traseros de los modelos de tracción total intensifica aún más esa impresión.

Inconfundiblemente Porsche: las salidas de escape de acero inoxidable. En los modelos S se han realizado con doble tramo a ambos lados. El ancho spoiler trasero es desplegable. Para una menor fuerza ascensional en cualquier situación de conducción y, por tanto, mayor estabilidad.

Las ruedas: las llantas de 19 pulgadas en los modelos 911 Carrera y las llantas de 20 pulgadas en los modelos 911 Carrera S son de serie. Su gran dimensionado confiere al 911 mayor autoridad deportiva. Los neumáticos, con una gran superficie de rodadura, aumentan además el confort y las prestaciones.

No menos importante, el anagrama de la trasera desempeña una función destacada: es exponente de la identidad Porsche.

En conclusión, toda forma cumple una función. Un principio de diseño fácilmente imaginable, pero que hace del 911 el 911.