HOME

Navegación principal
Modelos
911
Panamera

Los frenos

911 Turbo S
Porsche 911 Turbo S - Los frenos

Los frenos

Un punto positivo: la aceleración negativa. Para nosotros es obvio que los modelos 911 Turbo también han de marcar pautas a nivel de los frenos. Les atribuimos una importancia tan alta como a nuestros motores o al chasis. Con valores de referencia en cuanto a la deceleración y la resistencia a la deformación. Porque sólo quien pueda confiar en las prestaciones de los frenos puede mantenerse confiado también dentro de los márgenes límite de la dinámica de conducción.

Por este motivo, en el nuevo 911 Turbo y en el nuevo 911 Turbo Cabriolet hemos adaptado los frenos a las prestaciones aumentadas. Equipan mordazas fijas de aluminio de 6 émbolos en arquitectura monobloque delante y mordazas de aluminio de 4 émbolos en arquitectura monobloque detrás. El diámetro de los discos de freno: 380 mm delante y detrás.

Las mordazas de freno son de una sola pieza y cerradas. Las ventajas: una superior resistencia a la deformación, un punto de contacto mejorado incluso con cargas extremas, y un menor peso. El recorrido del pedal es corto; el punto de presión, preciso. Los discos de freno están perforados para ofrecer un mejor rendimiento sobre mojado.

Otras ventajas del sistema de frenos: el sistema antibloqueo (ABS) facilita un proceso de deceleración uniforme. Un servofreno de vacío de 8/9 pulgadas en arquitectura tándem reduce la fuerza de accionamiento necesaria y mejora la respuesta. Los spoilers de aire de refrigeración aseguran la refrigeración óptima de los discos de freno.

El freno de estacionamiento eléctrico

El freno de estacionamiento eléctrico, que puede activar y desactivar manualmente, se desbloquea automáticamente al iniciar la marcha.

Con la función Hold puede iniciar la marcha en llano y en pendiente sin que el coche ruede hacia atrás. Por medio del PSM, el sistema mantiene automáticamente en las pendientes la presión de freno sobre las cuatro ruedas, evitando así que el vehículo ruede hacia atrás.

El Porsche Ceramic Composite Brake (PCCB)

Porsche es sinónimo de deporte del motor desde sus propios inicios. Y los conocimientos que obtenemos en el circuito de competición los trasladamos a la carretera. Por ejemplo, con el Porsche Ceramic Composite Brake (PCCB), instalado de serie en los modelos 911 Turbo S (opcional para los modelos 911 Turbo). Ya ha superado las máximas exigencias en el deporte del motor, p. ej. en los vehículos de la Porsche Mobil 1 Supercup.

Los discos de freno cerámicos perforados del sistema PCCB tienen un diámetro de 410 mm delante y 390 mm detrás, para ofrecer una potencia de freno aún mayor.

La utilización de mordazas de freno de aluminio de seis émbolos en arquitectura monobloque esmaltadas en Amarillo en el eje delantero y mordazas de freno de aluminio de cuatro émbolos en arquitectura monobloque en el trasero proporcionan una elevada y, sobre todo, constante presión de freno en la deceleración.

En particular, al ser sometidos a una intensa solicitación, se alcanzan las condiciones óptimas para una corta distancia de frenado. Además, incrementan la seguridad en las frenadas a alta velocidad gracias a la gran resistencia a la fatiga del sistema de frenos PCCB.

La ventaja decisiva del sistema de frenos cerámicos radica en el peso extremadamente ligero de los discos de freno, aproximadamente un 50 % inferior al de los discos de fundición gris, de diseño y dimensiones equiparables. Un factor que no sólo repercute positivamente en las prestaciones y el consumo y, sobre todo, reduce las masas no suspendidas y en rotación. Como consecuencia, se logra un mejor agarre y un mayor confort de marcha y rodadura, sobre todo por carreteras de firme irregular. Y más agilidad, así como una maniobrabilidad de nuevo mejorada.