Menú
Modelos
Menú
Porsche - Magnus Walker

Magnus Walker

[+]

La fascinación de Magnus Walker por los Porsche empezó cuando aún iba a la escuela, y un 911 le parecía algo inalcanzable. Hoy posee una de las colecciones de coches más espectaculares del mundo y, en su 50º cumpleaños ha publicado su autobiografía: Urban Outlaw.

No hay duda de que Magnus Walker tiene un aspecto realmente original. Y no es porque pierda el tiempo pensando en su apariencia. Al contrario: las rastas hasta la cintura, los tejanos desgarrados y los tatuajes en los antebrazos son signos externos de una vida veloz. A ello se suma un rostro en el que lleva escrito el escepticismo frente a la norma y a cualquier convención. Como él mismo dice: «Si todos están conformes con tu aspecto, vas por mal camino».

Magnus Walker es diseñador de moda, icono de estilo y forofo de los coches. Además, atesora una de las colecciones de Porsche más impresionantes del mundo en una antigua fábrica de Los Ángeles. En su autobiografía Urban Outlaw (Forajido urbano) explica cómo la reunió y cómo llegó desde Sheffield, una ciudad obrera del Reino Unido, hasta la resplandeciente California. El libro transmite la misma idea que inspira su vida: ¡Lo que cuenta es la velocidad! Pero a través de su historia, el lector también puede aprender a mantener la pasión por conducir en la era del colapso automovilístico. Y es que la primera ley del Urban Outlaw es: «Corre cada día una carrera… si hace falta contra ti mismo».

[+]

Valores interiores: Magnus Walker en uno de los aproximadamente 40 Porsche 911 que posee.

[+]

Modelo: Porsche 911 S
Año de construcción: 1967
Motor: seis cilindros y 2,5 litros
Color: plata metalizado

Cuando Walker, con una mezcla de acento británico y argot de la Costa Oeste, relata su primer encuentro con un Porsche 911, su voz se suaviza. En 1977 acompañó a su padre al Earl’s Court Motor Show de Londres... y quedó prendado de un 911 con rayas rojas y azules. «En seguida lo vi claro: era el coche de mis sueños». Pero en Sheffield, más que coches lo que había eran camiones, tractores y obreros. «Allí no había visto nunca un deportivo», dice Walker. Contrajo el virus de la velocidad frente al televisor, viendo con su padre carreras de Fórmula 1 y vitoreando a James Hunt y otros iconos del automovilismo británico. «Sentía que lo importante en ellas era la libertad y la individualidad». Pero… ¿conducir en Sheffield? No merecía la pena. Walker no se sacó el carnet hasta los 21 años, en Los Ángeles. Cuatro años después, compró su primer Porsche 911 por 7.500 dólares: un suceso que aún hoy califica de «enorme éxito personal».

En 1982, siendo adolescente, dejó la escuela, consiguió un trabajo temporal en Estados Unidos y se quedó en California impulsado por el deseo de hacer realidad sus sueños. «Para mí, lo peor era la idea de regresar a Inglaterra como un fracasado». Primero vendió moda punk diseñada por él mismo en Venice Beach. Luego entró con su esposa Karen en el negocio inmobiliario. La segunda ley del Urban Outlaw es: «Si te gusta, simplemente hazlo».

Este, exactamente, es el principio que acabó por encender su pasión coleccionista. Con el paso de los años, a su primer 911 se le fueron sumando docenas de otros ejemplares. Hoy, calcula que deben ser unos 40. La mayoría los encontró muy deteriorados, algunos incluso listos para el desguace, pero con su característica mezcla de espíritu lúdico y estilo propio los transformó en espectaculares piezas únicas. Con cada una de ellas intentó hacer realidad su sueño infantil de restaurar el deportivo perfecto. Sus automóviles no son en modo alguno piezas perfectas, al contrario: a su propietario no le molesta que tengan arañazos en la pintura. Su lema es: «Los coches están para conducirlos», y hacerlo deja huellas. Pero para él, la pasión por coleccionar también es expresión de curiosidad y de afán investigador. «Solo si tengo un ejemplar de cada nivel de desarrollo del 911 podré comprender toda su evolución», dice Walker. Por eso es más bien raro que revenda uno de sus coches. Bob Ingram, industrial y legendario coleccionista de Porsche, llegó a pagar más de 300.000 dólares por un 911 «STR II» que una vez ilustró la portada de la revista Road & Track. La tercera ley del Urban Outlaw es: «Haz negocios solo con quienes comparten tu pasión».

[+]

El cuartel general: los 911 de Walker están guardados en una nave de almacenaje remodelada en el centro de Los Ángeles.

[+]

El pasado mes de julio, Walker, «el forajido», cumplió 50 años. Su barba y sus rastas están pobladas de canas. Por lo menos, ahora hace un alto de vez en cuando y afloja la marcha cada vez con más frecuencia. Dice estar en una «fase reflexiva». Y aunque dichas por él suenen casi extrañas, estas palabras tienen un trasfondo serio. Su mujer murió hace apenas dos años. Ello le incita a buscar nuevas metas, sabiendo, sobre todo, lo que no quiere: ni villa de verano, ni partidas de golf, ni catas de vinos… nada de lo que suele ocupar a los hombres de éxito de su edad tiene interés para él. «Ya de niño me saltaba las normas. Y no he cambiado». La última y definitiva ley del Urban Outlaw es: «Cuando las convenciones te dejan indiferente, todo es posible».

Ahora no se le ve tanto en su garaje ni en su empresa. Solo cada dos semanas contacta con sus empleados. «Ya no quiero crear más negocios, sino vivir experiencias nuevas y totalmente distintas», cuenta Walker. El verano lo pasó en la República Dominicana. ¿A qué fue? A conducir, conducir y conducir. Con un Porsche 911 GT3 por las estrechas carreteras de este país caribeño.

«Allí nunca sabes lo que te espera tras la siguiente esquina. Tienes que luchar por cada centímetro de carretera». A pesar de ello, a veces puso a prueba la fantástica capacidad de aceleración del coche, y al hacerlo, nos cuenta, vivió breves instantes de pura felicidad. Cuando por las noches se sentaba con unos amigos y una cerveza debajo de un puente de autopista, seguía sintiendo las vibraciones de la carretera en cada célula de su cuerpo. Esas son experiencias que le estimulan. Por eso quiere seguir conduciendo, mantenerse en movimiento. «La pregunta más emocionante es siempre adónde iré después». Magnus Walker ya lo sabe: con el 911, a la gran carretera, la Panamericana.

Texto Tobias Moorstedt
Fotografía Alexander Babic

Consumo de combustible y emisiones

911 GT3 (NEDC)*
12,9 – 12,7
l/100 km
290 – 288
g/km