Menú
Modelos
Menú
Porsche - Cosecha propia

Cosecha propia

[+]

El neozelandés Earl Bamber (dcha.) y el suabo Steffen Höllwarth proceden de la cantera de Porsche.

Uno ganó las 24 Horas de Le Mans en su primer año como piloto oficial de Porsche. El otro empezó haciendo prácticas y ahora dirige el equipo de Porsche que participa en el Tudor United SportsCar Championship en Estados Unidos. Earl Bamber y Steffen Höllwarth ejemplifican el éxito con que Porsche promueve a los jóvenes talentos.

En la vida de un piloto de carreras hay días y momentos inolvidables. Para Earl Bamber, el 14 de junio de 2015 fue uno de esos días y su coronación como vencedor en las 24 Horas de Le Mans, uno de esos momentos. Bamber ganó la carrera de resistencia más famosa del mundo con sus compañeros de equipo Nick Tandy y Nico Hülkenberg a bordo de un Porsche 919 Hybrid. Los tres subieron al podio que dominaba la recta de boxes y recibieron la ovación entusiasta de miles de seguidores.

«Fue impresionante tener esta copa en las manos y ser aplaudido por tanta gente», nos cuenta este neozelandés de 25 años. «Si se hubiese tratado de un sueño, este habría sido probablemente el momento en que me habría despertado. Pero ahora el sueño continúa en la vida real». Su sensacional éxito en el Circuit des 24 Heures fue la culminación de su ascenso de piloto junior de Porsche a piloto oficial de la marca y ganador en Le Mans… y todo ello en poco más de un año.

[+]

En Elkhart Lake (EE.UU.), Earl Bamber corrió con su 911 RSR y quedó en segundo puesto.

[+]

El equipo gana: solo la perfecta armonía entre técnicos y conductores logra dejar atrás a los demás competidores.

Bamber siempre fue un piloto aventajado. Tras iniciar su trayectoria en 2004 pilotando karts, recibió el impulso definitivo gracias al apoyo de Porsche y a su participación en los campeonatos monomarca de la casa. El primer paso fue ganar una prueba para jóvenes promesas en la que participaron los pilotos más destacados de las copas monomarca que Porsche celebra en todo el mundo. «El proceso de selección fue difícil», recuerda Bamber. «Aparte de intentar lograr las vueltas más rápidas, teníamos que demostrar nuestros conocimientos técnicos y capacidad analítica en el proceso de ajuste del Porsche 911 GT3 Cup». Nadie resolvió las tareas planteadas de modo tan convincente como este neozelandés que había llegado como reciente ganador de la Porsche Carrera Cup Asia. Como premio, Porsche le brindó la oportunidad de participar en la temporada 2014 en la Porsche Mobil 1 Supercup. También en esta serie –la más importante de las copas monomarca de Porsche, disputada en paralelo a la Fórmula 1– llamó en seguida la atención al ganar la carrera inicial, celebrada en Barcelona. Al final de la temporada había ganado el campeonato. «Fue increíble ganar en el primer año. A veces me parecía que estaba en una película», dice Bamber.

El programa de Porsche para la promoción de nuevos talentos comenzó en 1997 con el equipo UPS Porsche Junior y es, en efecto, un modelo de éxito. Las jóvenes promesas no solo aprenden todo lo relacionado con el mundo del automovilismo y las carreras, sino que también adquieren los conocimientos necesarios sobre preparación física, relación con los medios de comunicación, administración del tiempo y demás aspectos que caracterizan a un perfecto piloto de carreras. Hasta ahora, todos los jóvenes talentos que han participado en el programa han dado el salto a la categoría profesional. Desde su perspectiva actual, Bamber afirma: «Fue la oportunidad de mi vida como piloto de carreras. Desde el principio sentí que estaba en buenas manos. El entrenamiento profesional no solo me ha hecho progresar deportivamente, también me ha dado mucha confianza. He conocido a gente maravillosa y he alcanzado un nuevo nivel en todos los aspectos».

[+]

Steffen Höllwarth estudió ingeniería automotriz en Esslingen, Alemania. Entró en contacto con la casa Porsche haciendo prácticas de trabajo paralelas a sus estudios. Nacido el 23 de marzo de 1983 en Ludwigsburg, trabaja desde 2008 como ingeniero en el Departamento de Competición de Porsche. Esta temporada coordina, como director de programa, la participación de los 911 RSR en el Tudor United SportsCar Championship. Sus aficiones son el deporte, los viajes y la automoción.

Pero las victorias se consiguen trabajando en equipo. Por eso Porsche respalda no solo a los pilotos prometedores. También los ingenieros jóvenes que aportan conocimiento, dedicación y pasión disfrutan de un apoyo muy especial. Por ejemplo Steffen Höllwarth, que esta temporada coordina como director de programa la participación de Porsche North America en el Tudor United SportsCar Championship. Höllwarth, de 32 años y natural de Ludwigsburg (Alemania) procede de la cantera de Porsche: «Como estudiante de ingeniería automotriz, hice prácticas en el Departamento de Desarrollo de Carrocerías de Weissach. Así empezó todo. En 2006, trabajando a la vez que estudiaba, adquirí una valiosa experiencia en el desarrollo de trenes de rodaje». Otro contrato de prácticas le llevó en 2007 hasta Porsche Motorsport North America en Santa Ana, California. Y también redactó en Porsche su tesina sobre rendimiento automovilístico, titulada «Identificación de parámetros de los amortiguadores mediante modelos de vibración multi-masa».

«Siempre fui un entusiasta de las carreras de motor… y de Porsche. Poder compaginar profesionalmente ambas aficiones es un regalo», explica. Como ingeniero, desde octubre de 2008 ha pasado por varias estaciones en el Departamento de Competición de Porsche. Entre otras tareas, se ocupó de la supervisión técnica de la Supercup y las series internacionales GT de Porsche, además de dirigir la distribución de vehículos GT como gerente de producto. Desde mayo de 2015, coordina la participación de Porsche en la Tudor United SportsCar Championship que se celebra en Estados Unidos y Canadá. Uno de sus pilotos en este reñido campeonato de Gran Turismo es Earl Bamber. «Aunque Steffen es un ingeniero joven, puedo aprender de él. Nos entendemos bien, también fuera de la pista. Lo que aún debemos mejorar es nuestro tenis. Una vez jugamos juntos en Weissach y fue terrible», cuenta Bamber.

«Cierto», replica Höllwarth, «pero es muy divertido trabajar con él y presenciar su desarrollo». Se refiere al ascenso de Bamber al rango de piloto oficial justo antes de la temporada 2015. Tras superar con éxito una serie de pruebas con el Porsche 919 Hybrid, Bamber ha saltado directamente al LMP1. Las 24 Horas de Le Mans apenas han sido su segunda carrera en la categoría reina del automovilismo de resistencia. «Y sin embargo, Bamber también ha resuelto esta tarea con maestría, dominando hasta las situaciones más difíciles con la misma seguridad y acierto que si hubiese crecido en el Circuit des 24 Heures», resume el Director del Departamento de Competición de Porsche Frank-Steffen Walliser. Y añade: «Estamos muy orgullosos de Earl. Su victoria en Le Mans es una prueba más del éxito y la sostenibilidad del programa de Porsche para la promoción de jóvenes talentos».

[+]

Earl Bamber se inició en 2004 en el mundo de las carreras pilotando karts. En 2013 y 2014 ganó la serie Carrera Cup Asia y en 2014, como piloto júnior de Porsche, la Porsche Mobil 1 Supercup. Nacido en Nueva Zelanda el 9 de julio de 1990, Bamber se convirtió en 2015 en piloto oficial de la marca y se alzó con el triunfo en las 24 Horas de Le Mans con el Porsche 919 Hybrid, hasta ahora el mayor éxito de su carrera profesional. Sus aficiones son el ejercicio físico, el surf y el esquí.

Walliser subraya además la importancia de las copas monomarca de Porsche como trampolín para jóvenes pilotos que, como Bamber, poseen el talento, las ganas de aprender y la voluntad necesarios para imponerse. «Quien es rápido de veras tiene abiertas todas las puertas de Porsche», afirma. Y lo mismo se puede decir de los ingenieros del Departamento de Competición. «Admitimos a los jóvenes muy pronto, sobre todo con training on the job. Desde que terminan la universidad o la escuela técnica superior hasta que dirigen por sí solos un equipo de prueba no pasa mucho tiempo. Esperamos que sean capaces de hacerlo pasado un año». Para Walliser es fundamental que sus ingenieros de competición también participen en el desarrollo de vehículos de serie para que de ese modo puedan contribuir al intercambio de ideas entre el circuito y la carretera, una práctica constante en Porsche. Considera además importante que la mayoría de ellos empiece haciendo prácticas en Porsche: «Si trabajas durante medio año con una persona que está en prácticas, acabas conociéndola bien y sabiendo lo que es capaz de hacer».

Cada día, Höllwarth y Bamber muestran lo que han aprendido en Porsche empezando desde abajo.

Texto Claus-Peter Andorka
Fotografía Bob Chapman