Menú
Modelos
Menú
One Porsche Drive

One Porsche Drive

[+]

Gracias al Porsche Hill Control y el instructor a bordo, el Cayenne despacha sin problemas cualquier desnivel del tramo offroad.

Oír, ver, sentir, oler, conducir: relato de una visita a la nueva sede estadounidense de Porsche junto con el Porsche Experience Center de Atlanta.

Situado a las afueras de Atlanta, el flamante edificio reluce en blanco «Grand Prix». La nueva sede de Porsche Cars North America (PCNA) es una bella obra arquitectónica que, además de las oficinas corporativas, también aloja un par de talleres, un museo, un restaurante… y un exigente circuito de demostración. Con su asfalto prácticamente nuevo, el pavimento brilla azabache bajo la luz del sur. La calzada, dividida en distintas áreas de dinámica, serpentea por el terreno. El sitio perfecto para pisar a fondo el acelerador.

Ubicado sobre una pendiente, el edificio juega con el relieve del terreno. Se accede por la entrada principal a ras de suelo y, una vez atravesado el espacioso vestíbulo, uno se encuentra a una altura de varios metros. Un lugar privilegiado para observar el área de conducción con su enorme tramo de maniobras (tipo circuito de carreras) y los seis módulos disciplinares entrelazados: una superficie dinámica (slalom, frenado y maniobras de esquive), una placa resbaladiza (situaciones de peligro), una pista circular (para drifts), un zona offroad, un tramo con firme de baja fricción y una plataforma giratoria para deslizamientos justo delante del edificio. Debajo se encuentran los talleres, un atrio para actos y celebraciones varias y, como colofón, una fantástica idea de los diseñadores: hacer pasar una parte de los 2,6 kilómetros del circuito de pruebas por medio del edificio. Y es que, dentro de un túnel, el sonido del Porsche es aun más fascinante si cabe. El nombre lo dice todo: One Porsche Drive.

«Está claro que siempre puedes probar el coche en una carretera convencional, como se hace normalmente», concede Bernd Pfau. El arquitecto es el responsable de los proyectos internacionales del departamento de gestión de obras de Porsche AG. Pfau explica la diferencia: «Pero solo realizando una auténtica conducción de prueba en un circuito diseñado expresamente para tal fin puede lucirse al máximo un deportivo de alto rendimiento como es Porsche». Es por ello que el circuito de pruebas, integrado en la nueva sede administrativa pero accesible a los clientes, es el corazón del Porsche Experience Center de Atlanta desde que la pasada primavera oficinas y universo Porsche se mudaran a la bien comunicada capital del estado de Georgia.

[+]

Junto a las curvas del circuito se encuentran las oficinas de la filial norteamericana de Porsche, donde trabajan 450 personas.

[+]

Desde tramos mojados hasta una placa resbaladiza, el Porsche Experience Center abarca todas las disciplinas de conducción.

Al otro lado de la valla, los aviones aterrizan y despegan sin cesar, uno detrás de otro cada 30 segundos. Durante el aterrizaje se puede disfrutar de unas magníficas vistas de las nuevas instalaciones de Porsche, incluido el circuito. Un detalle que no pasó por alto durante las labores de planificación del Experience Center. Y es que, con sus cinco pistas y más de 900.000 aterrizajes y despegues anuales, el aeropuerto internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta es el más transitado del mundo. Los números hablan por sí solos: 207 puertas de embarque, 96 millones de pasajeros y 600.000 toneladas de mercancías. En Estados Unidos, un país de distancias enormes, Atlanta, situada 400 kilómetros tierra adentro, es el centro neurálgico para personas y mercancías de todos los destinos del sur del país tanto del interior como de la costa este. Detlev von Platen, el aún director de Porsche Cars North America durante la inauguración, está encantado con su nuevo vecino. Señalando el superaeropuerto con el brazo extendido, explica que desde la puerta de salida del aeropuerto solo se necesitan unos minutos en coche para llegar a las oficinas de Porsche, al nordeste del aeropuerto. Se puede, por así decir, llegar volando a Porsche. «Hemos convertido el Porsche Experience Center de Atlanta en un extraordinario punto de encuentro para clientes, concesionarios, visitantes y empleados», afirma von Platen subrayando la excelente ubicación de la nueva sede.

La inversión para las 11 hectáreas de superficie del One Porsche Drive ha sido de 100 millones de dólares. En las instalaciones trabajan 450 personas, hay 1.200 metros cuadrados para congresos y celebraciones, un centro de formación de mecánicos, un taller de reparación de coches históricos, un centro de clientes con un pequeño museo, varias tiendas y un restaurante gourmet que lleva el nombre más emblemático para Porsche sobre suelo americano: «356».

Este número no es solo el nombre del precursor de todos los modelos de Porsche de serie, sino que también hace referencia a una parte fundamental de la impresionante historia de la compañía y la marca. Me refiero, como es natural, al sorprendente y extraordinario éxito que cosechó el Porsche 356 en el mercado estadounidense y que terminó de aupar a la joven marca al podio en los años 50. El talento del pequeño y ligero deportivo se puso de manifiesto tanto en circuitos de montaña como de carreras y consiguió colarse de lleno en el corazón de los amantes americanos de los coches y las carreras.

[+]

Despegar y sumergirse: el One Porsche Drive está a solo unos minutos en coche del aeropuerto de Atlanta.

[+]

Desde el avión se tiene una vista perfecta del nuevo edificio de Porsche y el circuito de maniobras.

Desde este punto de vista, el Porsche Experience Center de Atlanta y su circuito de pruebas no son solo un capítulo más de una historia de amor transatlántica, sino una relación vivida con pasión por ambas partes. De hecho, con más de 117.000 miembros, el Porsche Club of America es la mayor asociación de conductores de Porsche del mundo y la más grande dedicada a una sola marca. Dividido en 13 zonas y 144 regiones, el club organiza unos 3.500 eventos al año. Y eso es algo que la familia Porsche valora mucho. Tanto es así que, siempre que se celebra un acto importante, al menos un miembro de la familia acude personalmente en representación de la marca y la compañía.

«Deportivos» y «diversión» son dos conceptos prácticamente sinónimos en Estados Unidos. Se calcula que alrededor de 30.000 conductores de Porsche y fans de la marca vendrán cada año al circuito del Porsche Experience Center a dar rienda suelta a su pasión. Un lugar pensado para apreciar al máximo tanto la composición técnica como los sensacionales ingredientes que conforman todo Porsche. Un lugar para olerlos, sentirlos, verlos, oírlos… y experimentarlos.

Pero no solo aquí, sino también en el resto del planeta, en cualquiera de los Porsche Experience Center del mundo. Para la fábrica de Leipzig, por ejemplo, el ingeniero alemán de F1 Hermann Tilke diseñó una pista citando algunas secciones de los circuitos más míticos del mundo. Por su parte, los de Silverstone y Le Mans están directamente integrados en la historia del automovilismo con mayúsculas. Y el próximo año se inaugurarán sendos Experience Centers en Shanghái y Carson (county de Los Ángeles). «Pero no son circuitos de carreras ni de pruebas como los que conocemos de los clubes automovilísticos», asegura el arquitecto Pfau. «Son pistas que diseñamos para realzar nuestras señas de identidad: dinámica de conducción, rendimiento y perfección». Al fin y al cabo, se trata de vivir una auténtica experiencia Porsche».

Texto Oskar Weber

Goces culinarios

[+]

Reminiscencias de los deportivos clásicos en el «356».

Entre palancas y tapizados clásicos

La vocación del One Porsche Drive es ofrecer a sus clientes una experiencia completa: desde ir a buscar el nuevo y flamante coche, a visitar el museo, reparar coches históricos, participar en un curso de conducción segura o alquilar un espacio para congresos en el Business Center.

De la experiencia gastronómica se encargan el «Carrera Café» y el restaurante gourmet «356». En el café se pueden tomar bebidas calientes y frías o degustar pequeños tentempiés en una atmósfera Porsche total: las luces del techo, por ejemplo, tienen forma de palancas de cambios de modelos antiguos del 911, la decoración, tipo pata de gallo, es un homenaje a los tapizados de los años 60, y en las columnas se pueden ver imágenes de carreras históricas.

El interior del restaurante está inspirado en el modelo del que toma prestado el nombre, el 356. Desde aquí se ve la pista de aterrizaje y despegue «08L/26R» del aeropuerto internacional de Hartsfield-Jackson de Atlanta. En el menú podemos encontrar exquisiteces de temporada, pues Porsche quiere que los platos se elaboren con ingredientes locales. La carta de vinos, en cambio, incluye productos de las principales regiones vinícolas del mundo.

Así se hace una pista para Porsche

«Cada circuito es único»

En construcción de circuitos de carreras y pruebas es el maestro: el ingeniero alemán Hermann Tilke nos cuenta cómo se diseña la pista de un Porsche Experience Center.

Señor Tilke, ¿en qué se diferencia un circuito de pruebas de uno de carreras?
La cosa es que un Porsche Experience Center no es ni lo uno ni lo otro, aunque posee elementos de ambos. En primera línea el objetivo es transmitir al conductor cuál es el rendimiento de un Porsche y que vea cómo trabajan los sistemas de asistencia del vehículo. De ahí los distintos módulos.

¿Qué influencia tiene todo esto a la hora de diseñar el circuito?
Hay que satisfacer todos los requisitos que se esperan del autódromo. Por poner un ejemplo: el entrenamiento en la Porsche Sport Driving School incluye todos los niveles, desde cursos básicos hasta la obtención de la licencia de piloto. Por lo tanto el circuito tiene que ser también muy variado.

Seguro que un poco de experiencia no viene nada mal.
La verdad es que no (ríe). Es más, ayuda mucho el hecho de haber diseñado varios circuitos de grandes premios, pistas de pruebas y ensayos y, también, carreteras normales. Aunque no hay que olvidar que cada circuito es único.

O sea que para el Experience Center no serviría un diseño estándar, ¿no?
No, nunca puedes trabajar sin tener en cuenta la forma y, sobre todo, la topografía del terreno. Al final, Porsche lo que quiere es ofrecer una experiencia tridimensional al volante. Eso significa que en el circuito siempre tiene que haber tramos de subida y de bajada. Y no solo en offroad, también en asfalto. Así que, si la topografía natural del terreno no lo ofrece de por sí –como es el caso del Porsche Experience Center de Carson en el county de Los Ángeles–, lo construimos nosotros y le damos la forma ideal.

[+]

El ingeniero alemán Hermann Tilke tiene 60 años y lleva 30 construyendo circuitos, algunos de ellos para la Fórmula 1.

¿Cómo se crea un nuevo circuito?
En primer lugar se lleva a cabo una simulación del tramo en 3D con el ordenador. Para ello, utilizamos datos GPS. Debemos trabajar con una precisión absoluta, ya que, al fin y al cabo, el radio de la curva influye por ejemplo en las velocidades que se pueden alcanzar. Aún me acuerdo perfectamente de que cuando diseñamos el circuito para la fábrica de Leipzig, integrar algunos de los circuitos de carreras más famosos del mundo y sus tramos más míticos supuso ya un reto bastante importante.

¿Qué hay que tener en cuenta respecto al asfalto debido a las elevadas exigencias de la pista?
Lo importante es que las condiciones sean realistas, con el equilibrio justo entre adherencia y desgaste de los neumáticos. El asfalto que empleamos en los Experience Center es equiparable al de las carreteras normales. En cambio, obviamente, en los tramos con agua la cosa cambia. En función de las maniobras y velocidades que estén previstas hay distintas opciones para el pavimento: desde hormigón pulido hasta epoxi, pasando por superficies bituminosas.

Hablando de seguridad, ¿por qué son tan importantes los tramos con agua en los circuitos?
En ellos los conductores no solo ejercitan su propio comportamiento, sino que también aprenden cómo es la reacción de los sistemas de asistencia del coche en determinadas situaciones extremas. Con los deportivos de alto rendimiento, el tema de la seguridad es especialmente relevante. Así, en un lugar como Atlanta, por poner un ejemplo, los neumáticos de invierno no son algo habitual: como prácticamente no nieva nunca, sencillamente no hacen falta. Pero yo recuerdo un día en que comenzó a nevar de tal forma que se paralizó toda la ciudad. Nosotros íbamos en un Porsche y aprovechamos al máximo todo el abanico de prestaciones de asistencia con que estaba equipado el vehículo.

Un escenario bastante improbable en, por ejemplo, Shanghái.
Efectivamente, o en Carson. En cambio, en Leipzig la nieve no es nada extraordinario… Cada región tiene sus propias particularidades. Por eso cada circuito es único.

Diversión sin límites

Además del Experience Center de Atlanta, Porsche también tiene circuitos de pruebas en Leipzig, Silverstone y Le Mans. En 2016 se sumarán los de Shanghái y Los Ángeles.

Atlanta (EE.UU.)

Central norteamericana

[+]

1 Turn Table para Power Slides: plataforma giratoria para deslizamientos, situada delante del edificio.

2 Kick Plate: placa hidráulica sobre una superficie mojada que se mueve arbitrariamente a izquierda o derecha para simular una pérdida de control inesperada. Ideal para descubrir el excelente funcionamiento de los estabilizadores automáticos.

3 Handling Circuit: esta pista permite hacerse una idea de cómo es conducir en un auténtico circuito de carreras. El objetivo es practicar la trayectoria ideal y aprender a girar, frenar y acelerar sin maniobras bruscas. También se puede realizar con un piloto profesional y sentir en propia carne cómo es volar sobre la pista.

4 Dynamics Area: una superficie dinámica donde pisar el acelerador y maniobrar en situaciones límite (slalom, frenado, cambio de carril…).

5 Low Friction Circle: pista circular de baja fricción para sobrevirar, sotavirar y practicar derrapes.

6 Low Friction Handling Circuit: una pista con superficie de poca adherencia para drifts y derrapes. Solo para conductores de nivel avanzado.

7 Off-Road Course: 21 ejercicios todoterreno incluyendo una zona encharcada y distintas rampas longitudinales y transversales.

[+]

Los Ángeles (EE.UU.)

Centro Motorsport

El llamado PEC West de Carson (county de Los Ángeles), el segundo Porsche Experience Center en suelo estadounidense, estará situado muy cerca del aeropuerto internacional de Los Ángeles, entre las autopistas 405 y 110. Además de un circuito de asfalto, el centro contará con una zona todoterreno y alojará la central de Porsche Motorsport North America y un taller de restauración de coches clásicos.

[+]

Shanghái (CN)

Un drift único en Asia

El Porsche Experience Center de Shanghái, cuya inauguración está prevista para la primavera de 2016, será el primero de su clase en toda Asia. Situado junto al Circuito Internacional de Shanghái, escenario regular de la F1, el terreno ocupa una superficie de casi 100.000 metros cuadrados y tendrá desde una pista de maniobra, pasando por un circuito dinámico, hasta una pista circular con el pavimento mojado.

[+]

Le Mans (FR)

La leyenda

Desde el pasado junio, el recinto donde se ubica el Experience Center de Le Mans tiene también un circuito de 2,9 kilómetros de longitud, el Maison Blanche, con una pista de maniobra, distintos módulos dinámicos y un área todoterreno. Pero eso no es todo, en el corazón del legendario circuito los clientes también pueden ir a recoger su coche recién comprado, llevar a reparar su Porsche o visitar la exclusiva exposición de vehículos.

[+]

Silverstone (GB)

Máxima versatilidad

La pista, de cinco kilómetros de longitud, se encuentra junto al circuito de carreras de Silverstone y destaca por su gran flexibilidad. Se puede utilizar como un todo o por segmentos: pista para maniobra, rectas, placa resbaladiza, colina de hielo, baja fricción y zona todoterreno. El centro de atención al cliente cuenta, además, con un área de exposiciones, varias salas de conferencias y un gimnasio, entre otras cosas.

[+]

Leipzig (DE)

El paraíso de las curvas

11 curvas espectaculares tomadas de circuitos legendarios como el Suzuka S (Suzuka/JP) o el Parabolica (Monza/IT) conforman esta pista de 3,7 kilómetros de longitud. Formando parte del nuevo circuito dinámico (2,2 kilómetros), situado en la zona interna, hay una superficie dinámica mojada y una pista circular de 120 metros de diámetro. La zona todoterreno ofrece 15 pruebas distintas.