Consumo

* Datos medidos de conformidad con el procedimiento de ensayo requerido por la ley. Desde el 1 de septiembre de 2017 determinados vehículos han sido homologados con arreglo al procedimiento WLTP (Worldwide Harmonized Light Vehicles Test Procedure o Procedimiento Mundial Armonizado para Ensayos de Vehículos Ligeros), un procedimiento de medición más realista para determinar los datos de consumo y de emisiones contaminantes (CO2). Desde el 1 de septiembre de 2018 el WLTP sustituirá al NEDC (New European Driving Cycle o Nuevo Ciclo de Conducción Europeo). Como consecuencia de que los ensayos son más realistas, los valores de consumo y de emisiones contaminantes (CO2) determinados por el procedimiento de ensayo WLTP serán, en muchas ocasiones, superiores que los determinados siguiendo el procedimiento de ensayo NEDC. Esta variación puede implicar, a partir del 1 de septiembre de 2018, cambios en el impuesto de circulación. Usted podrá encontrar más información sobre la diferencia entre WLTP y NEDC en el siguiente enlace www.porsche.com/wltp.



Actualmente, seguimos estando obligados a facilitar valores NEDC, con independencia del procedimiento de ensayo utilizado. La comunicación adicional de los valores WLTP es potestativa hasta que sea obligatorio el uso de los valores WLTP. Por tanto, respecto de los nuevos vehículos que se homologan de conformidad con el WLTP, los valores NEDC, durante el periodo de transición, se derivarán de los valores WLTP. En la medida en que los valores NEDC se presentan en forma de rangos, no hacen referencia a un único vehículo individual, y no son parte de la oferta. Estos valores únicamente pretenden comparar diferentes tipos de vehículos. Las prestaciones accesorias y los complementos (accesorios, modelos de neumáticos, etc.) pueden modificar de forma sustancial los parámetros de un vehículo, como, por ejemplo, el peso, la resistencia de rodamiento y la aerodinámica y, junto a las condiciones meteorológicas y del tráfico, así como con la manipulación individual, puede afectar al consumo de gasolina y de electricidad, al nivel de emisiones de CO2 y a los valores de rendimiento del vehículo.