Perfección optimizada.

Con el predecesor del 911 RSR, reinterpretamos la idea del 911. Por primera vez se utilizó un grupo propulsor desplazado en un automóvil de carreras hecho sobre la base del 911. A partir de esta revolución, hemos podido acumular innumerables experiencias en decenas de miles de kilómetros de competición. Hallazgos que implementamos consecuentemente en el desarrollo del nuevo 911 RSR. Para ello, la ampliación de la cilindrada del motor bóxer atmosférico hasta los 4.2 litros fue solo el comienzo. Incontables mejoras adicionales, todas probadas intensamente en simulaciones, se ocultan bajo la carrocería hecha de polímero reforzado con fibra de carbono. Optimizada aerodinámicamente, no solo garantiza unas mejores características dinámicas para el 911 RSR, sino que está diseñada para unas sustituciones rápidas y, por lo tanto, para ejecutar movimientos más eficientes en las carreras de resistencia.
La caja de cambios secuencial de 6 velocidades y peso optimizado para esta versión del automóvil deportivo está particularmente bien preparada, con una mayor rigidez, para las exigencias de las carreras de resistencia. Además, fue posible reducir aún más los tiempos de cambio, ya extremadamente cortos de por sí. También pudimos acortar los conductos de los gases de escape. Además, ahora, con un sistema de escape de apertura lateral, se minimiza la vulnerabilidad de la parte trasera. Otro elemento que garantiza la fiabilidad. Y que en el concepto general del 911 RSR asegura la máxima consistencia y resistencia en largas distancias.