HOME

Navegación principal
Modelos
911
Panamera

Los airbags 911 Carrera 4S Cabriolet

Porsche 911 Carrera 4S Cabriolet - Los airbags
Figura: 911 Carrera S Cabriolet

Los airbags

La avanzada tecnología de airbags de los modelos 911 Carrera: airbags de gran tamaño para conductor y acompañante que, dependiendo de la gravedad y el tipo de accidente (por ej., frontal o diagonal por la parte delantera), se detonan oportunamente en dos etapas. En accidentes leves, los ocupantes son retenidos por la primera etapa. La bolsa de aire es así más mullida y disminuye la carga que han de soportar los ocupantes. Para detectar la gravedad y dirección del accidente, además de la unidad central, en el túnel central hay montados dos sensores adicionales en la zona de los faros. Un accidente se detecta y valora ahora no solo mucho antes, sino también de forma más precisa.

Para detectar la gravedad y dirección del accidente, además de la unidad central, en el túnel central hay montados dos sensores adicionales en la zona de los faros. De esta manera, una eventual colisión no solo se detecta y evalúa antes, sino además con mayor precisión.

El Porsche Side Impact Protection System (POSIP)

Tanto en versión Coupé como Cabriolet, el 911 está equipado de serie con el sistema Porsche Side Impact Protection System (POSIP). Está compuesto por las barras de protección lateral en las puertas y dos airbags laterales a cada lado: en los flancos de los asientos hay integrado un airbag torácico, en los paneles de puerta un airbag craneal que se despliega de abajo hacia arriba desde el panel de la puerta. Con sus volúmenes de diez litros en el airbag torácico y de quince litros en el airbag craneal, ofrecen una gran protección en caso de impactos laterales.

La protección antivuelco de los modelos 911 Cabriolet. La rigidez torsional y la resistencia a la flexión de los modelos 911 Carrera Cabriolet son realmente ejemplares, a pesar de su reducido peso. Las torsiones de la carrocería son mínimas, incluso al circular sobre firmes irregulares.

Para una mayor protección en caso de vuelco, cuentan con un sistema de protección antivuelco de despliegue automático. Los dos arcos antivuelco se encuentran alojados detrás de los asientos traseros y están pretensados por fuerza de resorte. El sensor de vuelco vigila permanentemente las variaciones de inclinación de la carrocería, la aceleración longitudinal y transversal y el contacto con la carretera. En caso de emergencia, los arcos antivuelco se despliegan en milésimas de segundo.