HOME

Navegación principal
Modelos
911
Panamera

Historia

¿Histórico o deportivo?
Una decisión puramente emocional

¿Ha escogido ya su Porsche? Nuestras más cordiales felicitaciones. Porque su vehículo es exponente de la fascinación por el automovilismo deportivo. Exactamente igual que la recogida en la fábrica. Es irrelevante que se decida por Zuffenhausen o Leipzig. ¿Qué faceta de la marca Porsche le fascina más?

¿En cuál de estos dos mundos desea sumergirse durante todo un día cuando recoja su Porsche? Mientras en Zuffenhausen encontrará la historia del automovilismo deportivo en primer término, Leipzig se decanta más por las experiencias de conducción deportiva.

En Zuffenhausen comenzó hace más de sesenta años una historia incomparable de éxitos. Tanto hoy como entonces, aquí es donde surgen los iconos del automovilismo deportivo. Descubrirá eso y mucho más en su visita a la fábrica. Gran parte del legado de Ferry Porsche sigue estando vivo.

Las plantas de producción modernas y las históricas cuentan casi tantas historias como los legendarios objetos de exposición del Museo Porsche. Aquí late el corazón de Porsche.

En Leipzig, por el contrario, su pulso se acelerará rápidamente, si prefiere conocer Porsche desde el punto de vista deportivo. Al fin y al cabo, aquí no solo se construyen modelos Porsche como el Cayenne y el Panamera. También son probados exhaustivamente. En el circuito de pruebas certificado por la FIA. Y precisamente ahí es donde le ofrecemos la oportunidad de familiarizarse a todo ritmo con su nuevo Porsche: en nuestra sesión dinámica de instrucción sobre el vehículo que ponemos en sus manos, un experimentado instructor de Porsche le aclarará todas las funciones en un vehículo constructivamente idéntico.

¿Histórico o deportivo? Usted elige. Al margen de la decisión que tome, será siempre emocionante. No faltará en cualquier caso una visita a la fábrica. Contemple la precisión y dedicación con la que surge un Porsche. Y disfrute del almuerzo de mediodía en nuestro exquisito restaurante. Y ya sea en Zuffenhausen o en Leipzig, el punto culminante de la jornada no puede ser otro: la entrega del vehículo.