HOME

Navegación principal
Modelos
911
Panamera

Los frenos

911 Carrera S Cabriolet

Los frenos

También una parte de la identidad Porsche: los frenos. Y una especialmente importante, ya que le atribuimos una importancia tan alta como a nuestros motores o al chasis. Y también los frenos marcan pautas en cuanto a deceleración y a resistencia a la deformación. Porque sólo quien pueda confiar en la potencia de freno puede mantenerse confiado también dentro de los márgenes límite de la dinámica de conducción.

En los modelos básicos del 911 Carrera se emplean mordazas fijas de aluminio de 4 émbolos en arquitectura monobloque anodizadas en negro en los ejes delantero y trasero. El diámetro de los discos de freno, tanto delante como detrás, es de 330 mm.

En los modelos S hemos adaptado tanto las dimensiones de los frenos como el número de émbolos de freno a sus superiores prestaciones. Por eso equipan mordazas fijas de aluminio de 6 émbolos en arquitectura monobloque delante y mordazas de aluminio de 4 émbolos en arquitectura monobloque detrás. El diámetro de los discos de freno es de 340 mm delante, y de 330 mm detrás. La consecuencia positiva: unas prestaciones de freno superiores y una gran estabilidad.

En todos los modelos las mordazas de freno son de una sola pieza y están cerradas. Las ventajas: una superior resistencia a la deformación, un mejorado punto de contacto incluso con cargas extremas, y menor peso. El recorrido del pedal es corto, el punto de presión preciso. Los discos de freno están perforados para ofrecer un mejor rendimiento sobre mojado.

Otras ventajas del sistema de frenos: el sistema antibloqueo (ABS) facilita un proceso de deceleración uniforme. Un servofreno de vacío de 8/9 pulgadas en arquitectura tándem reduce la fuerza de accionamiento necesaria y mejora la respuesta. En los modelos S las aletas modificadas de refrigeración de los frenos favorecen una refrigeración aún mejor de los discos de freno.