HOME

Navegación principal
Modelos
911
Panamera

Sistema de frenos

El Cayman
Porsche - Sistema de frenos

Sistema de frenos

Unos extraordinarios valores de aceleración constituyen la expresión de las prestaciones. Y nos referimos tanto a la aceleración positiva como a la negativa. Por eso tradicionalmente los frenos Porsche también marcan pautas en cuanto a deceleración y firmeza.

Los modelos Cayman incorporan frenos de mordazas fijas de aluminio de cuatro émbolos en arquitectura monobloque. Esta arquitectura se caracteriza por su elevada resistencia a la deformación y por su reducido peso. Para una respuesta especialmente rápida y suave de los frenos.

Una nueva generación de mordazas de freno en el eje delantero (en combinación con pastillas de freno sobredimensionadas y un servofreno de desarrollo completamente nuevo) proporciona un mejorado efecto de freno y una excelente resistencia a la deformación. Incluso en condiciones de uso continuado. El sistema de refrigeración de los frenos de nuevo desarrollo, con los spoiler de aire de refrigeración modificados en los ejes delantero y trasero, optimiza adicionalmente la refrigeración de los frenos.

Al incrementado impulso de progresión del Cayman y del Cayman S contribuyen también los discos de freno autoventilados: en el eje delantero del Cayman S, con un total de 330 mm, su diámetro es 15 mm mayor que en el Cayman. Detrás su diámetro es de 299 mm en ambos modelos. Para una mejor respuesta sobre mojado, los discos de freno están perforados. Las mordazas de freno son negras en el Cayman y rojas en el Cayman S.

Freno de estacionamiento eléctrico

El freno de estacionamiento eléctrico, que puede activar y desactivar manualmente, se libera automáticamente (con el cinturón de seguridad abrochado) al iniciar la marcha. La función Hold se equipa de serie con caja de cambios manual y con cambio PDK. Permite iniciar confortablemente la marcha en pendientes ascendentes sin rodar hacia atrás. El sistema detecta automáticamente la detención del vehículo en una pendiente y provoca la intervención del freno. Con una marcha puesta mantiene la presión de freno debida sobre las cuatro ruedas. Cuando al pisar el acelerador se genera un par suficiente para el inicio de la marcha, se libera el freno al iniciar la rodadura.