HOME

Navegación principal
Modelos
911
Panamera

El diseño exterior

El Cayman S

El diseño exterior

Consumo de combustible Cayman: Urbano en l/100 km 12,7 l-10,9 l; Carretera en l/100 km 7,1 l-6,2 l; Combinado en l/100 km 9,0 l-7,9 l; Emisiones CO2 por g/km 211 g-183 g.

Carácter, perfil y un claro punto de apoyo: valores que el Cayman lleva en los genes desde siempre. Y que visualmente ofrecen una marcada expresión, con definidas líneas y aristas, estrechos pasarruedas y voladizos cortos, con tensas proporciones y una silueta plana.

En la parte delantera predominan las aletas con la típica forma de Porsche, que incorporan faros de nueva configuración. Un guiño evocador del legado de competición de Porsche de los años sesenta y setenta. El frontal, con sus grandes y dinámicas tomas de aire, refuerza la impresión de potencia, brío e impulso de progresión. En el Cayman se debe a la estructura de lamas, conservada en el color del vehículo. En el Cayman S las tomas de aire negras y el spoiler delantero conservado en el color del vehículo subrayan su carácter todavía más deportivo. Típicamente Cayman son las luces delanteras circulares integradas en las tomas de aire, con luces diurnas y luces de posición en tecnología de diodos luminosos para una mayor seguridad activa.

Los precisos bordes discurren a través del techo hasta la parte trasera. En combinación con su gran ancho de vía, produce el efecto de ser un vehículo muy definido y en pleno estado de forma. Las musculosas aletas resaltan las ruedas. La ancha luz de freno está integrada en la gran luneta trasera.

El alerón no es solo un atractivo estético de la parte trasera. Se despliega automáticamente a 120 km/h. Se ha agrandado la superficie aerodinámica actuante y se han reducido los valores de empuje ascensional. Para una mejor adherencia a la calzada y mayor diversión al volante en los márgenes más dinámicos.

Replegado, el borde de ataque del alerón destaca por su franja de pilotos traseros en tecnología de diodos luminosos. Los intermitentes integrados en la misma son estrechos y conforman una misma línea con el alerón.

El enérgico remate de la parte trasera está conformado por el carenado inferior trasero con la salida de escape central enmarcada, que en el Cayman S es de doble tramo.

La batalla del nuevo Cayman ha aumentado en 60 mm, las ruedas son de mayor tamaño y la silueta es más aplanada, en comparación con el modelo anterior. En consecuencia gana en dinámica, tanto desde el punto de vista estético como sobre la calzada. Las ventanillas laterales son estrechas. Puede resaltar aún más sus líneas con las molduras decorativas brillantes disponibles opcionalmente. El parabrisas desplazado hacia delante confiere al diseño, en combinación con la línea de techo muy estirada hacia atrás, una tensión adicional.

Los retrovisores exteriores están dispuestos sobre las puertas, ofreciendo así una buena aerodinámica y mínimos ruidos producidos por el viento. Las conducciones de admisión, los pasarruedas y el techo han sido considerablemente acentuados. El diseño de las puertas subraya el perfil del Cayman y en movimiento mejora la corriente de aire que penetra por las tomas de aire laterales y, por tanto, la refrigeración y ventilación del corazón deportivo del Cayman: el motor boxer.