HOME

Navegación principal
Modelos
911
Panamera

Porsche Ceramic Composite Brake (PCCB)

911 GT3
Porsche 911 GT3 - Porsche Ceramic Composite Brake (PCCB)

Porsche Ceramic Composite Brake (PCCB)

Porsche es sinónimo de deporte de motor, desde los inicios. Ya desde 1948 apuramos en el circuito de competición los márgenes límite de la dinámica de conducción. Trasladamos los conocimientos allí obtenidos directamente a la carretera. Por ejemplo, con el sistema opcional de frenos cerámicos Porsche Ceramic Composite Brake (PCCB). En muchas series de competición ha soportado las máximas exigencias. Por ejemplo, en los vehículos de la Porsche Mobil 1 Supercup.

Pero nuestro estilo no pasa por dormirnos en los laureles. Por eso, también en los discos cerámicos PCCB hemos adaptado el dimensionado de los frenos al abanico de prestaciones del nuevo 911 GT3. Los discos de freno cerámicos perforados tienen ahora un diámetro de 410 mm delante y de 390 mm detrás, para ofrecer una superior potencia de freno.

La utilización de mordazas de freno de aluminio de seis émbolos en arquitectura monobloque en el eje delantero y unas mordazas de freno de cuatro émbolos en arquitectura monobloque en el trasero, todas de color amarillo, proporciona una elevada y, sobre todo, constante presión de freno en la deceleración.

En particular, al ser sometidos a una intensa solicitación, se alcanzan las condiciones óptimas para una corta distancia de frenado. Además, incrementa la seguridad en las frenadas a alta velocidad gracias a la gran resistencia a la fatiga del sistema de frenos PCCB.

La ventaja decisiva del sistema de frenos cerámicos radica en el peso extremadamente ligero de los discos de freno, aproximadamente un 50% inferior al de los discos de fundición gris de diseño y dimensiones equiparables. Un factor que no solo repercute positivamente en las prestaciones y el consumo, ya que reduce fundamentalmente las masas no suspendidas y en rotación.

En consecuencia, se logra un mejor agarre y un mayor confort de marcha y rodadura, sobre todo por carreteras de firme irregular. Y más agilidad, así como una maniobrabilidad de nuevo mejorada.

El desgaste de los discos de freno y, particularmente, de las pastillas de freno (al margen del tipo que sean) se incrementa notablemente de forma natural al utilizar el vehículo sobre circuitos o al forzar su uso en conducción. De modo análogo a los frenos de fundición gris de altas prestaciones, tras un intensivo fin de semana en el circuito será preciso realizar una revisión técnica profesional y proceder, en su caso, a la sustitución de los componentes desgastados.